eventos Tag

Los Eventos de Empresa como elemento de comunicación

  |   Comunicación, Estrategia, Eventos, Marketing, Mullbrand, Pymes   |   No hay comentarios

Cuando hablamos de eventos de empresa internos siempre hay una palabra que acaba apareciendo, tanto en boca de la agencia como en boca del cliente: motivación. La motivación de los empleados es dependiente de muchos factores como el ambiente de trabajo, la retribución, la responsabilidad, la promoción interna, etc. Ante estas situaciones, la actitud del empleado depende de un elemento vital, la información.

Los eventos corporativos, marketing de eventos o como se quiera denominar es uno de los medios de comunicación con los empleados más eficaces y eficientes cuando se busca cumplir ciertos objetivos.

Su característica mas potentes es el directo, permite comunicación cara a cara, en vivo, con nuestro publico. También es verdad que el echo de ser en directo hace que su coste por impacto sea alto, aunque su eficacia lo convierte en el medio de comunicación idóneo.

El hecho de ser en directo también conlleva otras consecuencias, y es que no tenemos segundas oportunidades. Un evento es un acto efímero e irrepetible y, en definitiva, único. Que se cumplan o no los objetivos de comunicación planteados solo depende de nosotros, de nadie más.

Para poder organizar un evento de empresa eficaz es necesario que conectemos con nuestro publico y tengamos unos objetivos comunicativos claros y alcanzables. Es prioritario conocer bien a nuestro público: sus valores, sus comportamientos, cultura empresarial, sus perfiles sociales, demográficos y profesionales. De este modo podremos modular nuestro mensaje y adaptarlo al receptor correctamente.

Es cierto que estamos hablando de influir en las actitudes de las personas, pero no estamos hablando de manipular. La honestidad y la sinceridad también son elementos claves de éxito en la eficacia de un evento.

Para transmitir la información hay muchas formas, unas más acertados que otras. Deberemos rompernos la cabeza y exprimir toda nuestra creatividad para obtener el máximo nivel de atención por parte de nuestra audiencia y que nuestro mensaje impacte en su objetivo.

Al igual que nunca debemos mentir, tampoco debemos darle demasiadas vueltas al mensaje en forma de adornos innecesarios. Debemos evitar que el envoltorio de dicho mensaje no deje llegar a él o que distraiga la atención.

La organización de un evento corporativo o de empresa no es difícil, es complejo, hay una diferencia de matices importante. Y si bien es cierto que no es difícil, tampoco es fácil. Durante un evento se combinan de forma precisa, o debería ser así, muchísimo elementos, personas y mensajes en diferente formato; todo comunica.

Los grandes puntos a tener en cuenta al organizar un evento son sencillos. Lo difícil es la etapa de planificación y la gestión y coordinación de todos los elementos participantes. Una alta dosis de creatividad y de conocimientos son un recurso que siempre será necesario para el éxito de nuestro evento.

Aparte de eso, una gran dosis de ilusión, tiempo, presupuesto suficiente y muchísima dedicación so imprescindibles para alcanzar todos los objetivos planteados.

Leer más