creatividad Tag

¿Qué puedo hacer para aumentar las visitas en mi web?

  |   Estrategia, Estrategias online, Marketing, Marketing Digital, Mullbrand, Posicionamiento SEO, Publicidad Online   |   No hay comentarios

Quizás hayas entrado aquí pensando que encontrarías el perfil de Mark Zuckerberg. Esto es un ejemplo de lo que no debes hacer para conseguir tráfico a tu web. No obstante, existen muchísimas estrategias para conseguir visitas a nuestra web. A continuación enumeraremos las más importantes y las que solemos utilizar en Mullbrand.

Tus visitas aumentarán enormemente si dedicas unos meses a enfocar tus estrategias de posicionamiento online.

 

Posicionamiento Online en Google
 
¿Cómo puedo conseguir tráfico con Google?

 

En primer lugar necesitarás definir el contenido de tu web para mostrarlo en otras webs que tengan una relación o misma línea de negocio que el tuyo. Es muy importante hacer alianzas e intercambios de enlaces hacia aquellos portales que puedan tener un elevado PageRank (mayor que el tuyo). Necesitarás también optimizar y refrescar web con contenidos nuevos y frecuentes para que Google nos posiciones rápida y adecuadamente.

     

Si no tenemos muchos links en otros portales hacia nuestra página web, no podremos aparecer de repente en muchos sitios. El crecimiento de visitas debe ser de lo más natural para Google, por ello, evita a toda costa aquellas empresas de posicionamiento online que te prometan estar en cuestión de días en la primera posición. Una posición instantánea puede deberse al envío masivo e intrusivo en ocasiones en otros buscadores o enlaces hacia cientos de directorios web.

 

Para el bien de tu página web intenta que tu crecimiento sea algo natural y no establecido a través de falsas estrategias que, puedan generar rechazo y perdida de usuarios fieles a tu web.  

   

La distribución del contenido online   

  

Es imposible creer que cualquier persona no pueda redactar un buen artículo. Una de las mejores estrategias online, será la de generar / escribir contenidos de interés para que tu web esté siempre actualizada.

Las arañas de Google suelen visitar nuestras webs con frecuencia, suelen aprecian cambios y vuelven a visitarnos nuevamente para verificarlos.

Pasado un tiempo las arañas vuelven a ver nuevos contenidos en la web y al final les comentan a Google lo siguiente:


“¿No crees que es esta página parece interesante? Esta página web siempre está aportando noticias y contenidos frescos a su público, debe merecer la pena. Volvamos pronto, seguro que tienen algo nuevo de interés.”


Puede parecer un tanto divertido, pero el posicionamiento puede ser tan simple y tan real como esta conversación. Estas acciones son valoradas positivamente por Google y así es como se va adquiriendo posicionamiento orgánico nuestra web. ¡La generación de contenidos al poder!
 
Si más tarde distribuyes o vitalizas el artículo a través de portales similares a tu negocio, cerrando cada artículo publicado con un enlace hacia tu página web, estarás ganando en visitas.
   

Hacer intercambios de enlaces, alianzas con empresas similares

   
El secreto está en hacer intercambios con portales con tu misma temática. Si no tienes miles de visitas como yo, entonces te toca empezar por donde empecé.
 
Contacta con portales con menor tráfico e intenta conseguir muchos intercambios; cuando tu tráfico haya crecido, utilízalo para negociar enlaces con portales que tengan mayor tráfico. Aún así, la mejor estrategia online es sin lugar a duda, escribir contenido y viralizarlo. Esto es algo que nunca fallará.

En definitiva, si lo que necesitas es aumentar el tráfico hacia tu página web, entonces deberás trabajar con mucha paciencia en las estrategias de posicionamiento online que hemos mostrado. Eres capaz de aumentar tus visitas y ventas online con paciencia, se también tenaz y lo conseguirás.

 

Ahora, si lo que de verdad quieres es ver el perfil de Mark Zuckerberg, este es el link al perfil: 

https://www.facebook.com/zuck

http://mullbrand.com/

Leer más

Pasos necesarios para crear una marca de éxito

  |   Artes, Comunicación, Diseño Gráfico, Estrategia, Mullbrand   |   No hay comentarios

El poder de una marca y su significado es una de las estrategias más significantes en el sector del marketing y comunicación. En Mullbrand, hoy nos ha llevado a un punto serio, donde vemos que muchas marcas se están convirtiendo en una especie de cajón de sastre en el que todo cabe, haciendo que en muchos casos llegue a perder su significativo completo.

Sí lo que queremos es cobstruir una marca sólida, con personalidad propia capaz de persuadir, convencer (en términos generales, efectiva), lo primero que debemos entender es el significado de la misma, el público al cual se dirige, el sector donde será conocida. Una marca no es solo es un dibujo compuesto por distintos elementos gráficos, es mucho más. Por ello, la gestión de una marca implica connotaciones intangibles, sentimientos, percepciones emocionales que no solo deben ser importantes para construir una marca sino para mantenerla en el tiempo. Por esta misma razón, mostramos seguidamente los principales pasos a seguir para la creación de una marca efectiva para vender y sostenible en el tiempo.

El negocio

Lo principal a seguir a la hora de crear una marca es el desarrollo de una buena estrategia, por lo que realizar una investigación y análisis de nuestro público objetivo previamente es fundamental. Este paso es fundamental muy necesario si la marca es nueva y, en caso de que se tratara de un rediseño de una marca, el procedimiento de análisis le ayudaría a conocer mucho mejor la opinión que se tiene sobre su marca actual para así mejorarla.

Estrategia

En este punto tenemos el desarrollo de aspectos fundamentales como el naming, la tipografía, los valores, los atributos de marca o el “tagline” considerando igualmente los canales donde se encontrará nuestro público objetivo, para que nuestro mensaje sea mucho más receptivo en nuestro “target”.

Creatividad 

Utilizamos la investigación desde el comienzo, planificando y combinando una estrategia de marca a través de la creatividad, asegurándonos de que cada parte de este proceso está cumpliendo con lo establecido para neutro público objetivo.

La implementación de la marca

Una vez tengamos una estrategia firme y aprobada con éxito, será el momento de lanzar nuestra marca y una campaña de lanzamiento mediante fuertes acciones promocionales. Debemos asegurarnos de que todas las herramientas del marketing planteadas para nuestra campaña de lanzamiento son efectivas y están en consonancia con que el mensaje que queremos transmitir a nuestro target, para que este llegue eficazmente al público objetivo.

Y por último y no menos importante.

La medición de resultados

La medición es vital para lograr el éxito y debemos esperar a que la campaña haya finalizado para obtener resultados medibles en el tiempo.

Es importante saber que crear una marca puede ser como el crear una catedral, conlleva esfuerzo y es un proceso constante a medio y largo plazo. Son muchos los factores los que influyen en el éxito de una marca, tales como su promoción, el lugar de venta, el producto en sí, el packaging. Un cúmulo de elementos intangibles y tangibles que deben ser cuidados desde el inicio y mantenidos por siempre.

Leer más

La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando

  |   Mullbrand   |   No hay comentarios

Más grande no significa mejor cuando hablamos de equipos de trabajo. Un equipo de trabajo con más personas debería ser más productivo que un equipo pequeño por lógica. Pero la realidad no atiende a razones y la verdad es que los equipos pequeños son increíblemente más productivos.

 

En este artículo hablaremos de los problemas que generan los grandes equipos, de las ventajas de trabajar con equipos pequeños y de lo que pueden aportar a tu negocio. Empecemos por el principio.

 

El origen del problema

 

Cuando los equipos crecen, la productividad individual disminuye. De modo que lo que tu tienes en la cabeza cuando piensas en ampliar un equipo: “si con un equipo de 10 personas hago 100 cosas, con 20 debería poder hacer 200 cosas”, es falso. Esta regla de tres no es real.

 

Además, en los equipos grandes, los costes de coordinación, de motivación y de comunicación aumentan exponencialmente. Hasta el punto que pueden convertirse en algo imposible de manejar.

 

Entonces los miembros del equipo empiezan a sentirse menos conectados con el proyecto, menos valorados, más desmotivados y todo languidece hasta convertir aquel gran equipo en un dinosaurio improductivo.

 

¿Dónde está la magia de los pequeños equipos?

 

Te estarás preguntando por qué las personas que trabajan en equipos pequeños son más productivas y por qué los equipos reducidos son más eficaces que los grandes. Bien, estos son los motivos:

 

1. Son más emprendedores.

El gigante del software SAP, cambió su departamento de desarrollo de 20.000 personas por pequeños equipos de 10 personas completamente independientes y con capacidad para desarrollar y testear por sí solos. Como resultado el tiempo de desarrollo de nuevas funcionalidades disminuyó casi a la mitad en 3 años. Este es el poder de dejar de lado las estructuras de empresa piramidales y dar rienda suelta a los pequeños equipos. Se transforman en núcleos de emprendimiento que encuentran maneras mucho más productivas de conseguir resultados.

 

2. Confían unos en los otros.

En un equipo pequeño es más fácil generar un clima que permita compartir ideas en confianza. Las ideas solo fluyen cuando confías en tus interlocutores y en un equipo reducido se genera el ambiente ideal. En los equipos grandes en cambio, donde las ideas se valoran muy poco, la creatividad y la innovación no afloran fácilmente.

 

3. Están dispuestos a sacrificarse por sus compañeros.

En los equipos pequeños, los compañeros no sólo están dispuestos a compartir información, también están dispuestos a sacrificarse por otro miembro del equipo. Cuando lo equipos crecen las personas tienden a ser más individualistas y a preocuparse menos por lo que le sucede al compañero.

 

4. Se mueven más rápido.

Consensuar decisiones es mucho más fácil en los equipos pequeños. No hay que cuadrar 50 agendas para poder hablar unos minutos o hacer un hangout, y hay menos argumentos y malentendidos que en los grandes equipos. La ejecución de las decisiones no necesita esperar nunca una decisión de alguien externo al equipo. Todo los procesos son mucho más rápidos.

 

5. Son más especializados.

Hoy en día saber poco de muchas cosas tiene valor, a pesar de ello, aún tiene más valor saber mucho de una área muy específica. Los equipos pequeños pueden llegar a un alto nivel de especialización muy rápido. Conseguir este proceso en un equipo grande puede ser una verdadera odisea. Cuanto más pequeño el equipo, más ágil es el proceso de especialización.

 

6. Son más productivos.

En los grandes equipos mucha gente deja de actuar activamente y pasa a ser un sujeto pasivo. Un sujeto que solo espera órdenes y que gasta un tiempo que sería mucho más útil en otro proyecto. Creando pequeños equipos, consigues que todo el mundo gaste su tiempo y energía de un modo mucho más productivo.

 

7. Aprenden más.

Incluso en un equipo pequeño, hay diferentes niveles de conocimiento y aptitudes. El entorno de un equipo pequeño es ideal para intercambiar conocimientos y aprender. Y este intercambio se genera en el propio proceso de trabajo sin necesidad de montar ningún curso ni de perder tiempo preparando un Power Point (por cierto uno de los grandes robatiempos que hay en las empresas). Esto es buenísimo para el proyecto porque los miembros del equipo se están formando sin tener que gastar recursos extra.

 

8. Todos son iguales.

En los equipos pequeños, todo el mundo tiene que poner el cuello en juego. No hay espacio para los favoritismos, los galones, la burocracia o los privilegios de veterano. No hay juniors ni seniors. Cuando todos se juegan el cuello, el interés general prevalece y todas las opiniones son escuchadas con el mismo respeto.

 

Mejorando su productividad

 

Aún así, en todas parte cuecen habas y no podemos pretender que lo equipos pequeños sean hiper productivos porque sí. Es cierto que sus características facilitan que así sea, pero de todos modos hay formas de optimizar su trabajo. Estas son algunas:

 

9. Sin reuniones.

La reuniones regulares no tienen ningún sentido en los equipos pequeños. Es mucho mejor dedicar este tiempo a algo más divertido y productivo. Cuando hay algo a discutir simplemente se envía una petición de chat con la persona o las personas que tienen algo que decir sobre el tema. De este modo se toman decisiones rápidamente y se ahorra el tiempo que se malgasta inútilmente en las reuniones. Una simple reunión de dos horas con 6 personas son 12 horas perdidas (¡una jornada y media de trabajo!).

 

10. Con las herramientas correctas.

Si los miembros del equipo trabajan con ordenadores, la comunicación se puede realizar online. Es nuestro caso siempre usamos los chats de Google o Hangout. También usamos Google Drive para compartir documentos y Basecamp para la gestión de la tareas y proyectos. Internet está lleno de herramientas en la nube que pueden ayudar a mejorar la eficacia y productividad de tu equipo de trabajo.

 

11. Orientados a resultados.

Cada uno de los miembros del equipo debe sentir que tiene la experiencia y el poder para tomar sus propias decisiones, en la medida que benefician al objetivo común del equipo. Lo único necesario para que esto sea posible, es que el objetivo común esté muy claro. Los resultados son el norte que guía el equipo y la única cosa que de verdad importa. Para hacer el seguimiento de los resultados es muy útil disponer de un panel de control con los principales indicadores del trabajo del equipo.

 

12. Por último y no menos importante, es esencial celebrar los logros del equipo.

El esfuerzo y la dedicación debe recibir una recompensa cuando se alcanzan los objetivos (una cena, una fiesta, una excursión,… lo que sea).

 

Trabajando como un equipo pequeño

 

Si tienes un gran equipo de trabajo o formas parte de uno de ellos, estarás pensando que este artículo no es para ti. Te equivocas. Que tu empresa sea grande no quiere decir que no puedas aprovechar las ventajas del trabajo en pequeños equipos, estos son algunos consejos para hacerlo:

 

13. Usa buenas herramientas de comunicación.

Para que un equipo sea productivo, la comunicación es muy importante. Busca herramientas que disminuyan los costes de coordinación y no hagan perder el tiempo a los miembros del equipo. Modifica la forma de hacer reuniones y aplica herramientas colaborativas como el chat.

 

14. Haz que el equipo se sienta pequeño.

Procura que lo miembros del equipo se conozcan mejor. La fiestas y celebraciones pueden parecer una pérdida de tiempo pero no lo son porque ayudan a construir una comunidad. Monta una quiniela conjunta o prepara una salida al monte.

 

15. Transparencia ante todo.

La transparencia es la mejor arma para evitar que cada miembro del equipo vaya por su lado. Es tan importante trabajar como comunicar bien en qué estás trabajando. Consigue que todo el mundo sepa qué están haciendo sus compañeros, cuenta cual es la realidad del negocio y los objetivos. Inspírate en las empresas que llevan la transparencia en su ADN. Buffer publica los salarios de cada trabajador y muestra su panel de indicadores online abierto a todo el mundo.

 

Conclusión

 

Los equipos pequeños por norma general son meritocracias donde se valora a cada miembro por sus méritos. En cambio los equipos grandes tienden a convertirse en oligarquías o dictaduras donde unos poco tienen el poder. Estas estructuras no sólo inhiben el progreso, sino que además pueden convertirse en un veneno que acabe con la cultura de tu empresa y desmotive los miembros valiosos de tu equipo.

 

Si ya trabajas con un equipo reducido tienes un poderoso instrumento en tus manos. Si por el contrario, necesitas hacer crecer tu empresa o ya tienes un gran equipo, piensa en SAP. Valora la posibilidad de crear pequeños equipos autónomos o intenta que tu gran equipo se sienta como si lo fuera.

 

Seguro que los resultados no te van a decepcionar.

 

¿Trabajas en un equipo pequeño? ¿Te gustaría hacerlo?

 

Leer más

Una manera de definir la creatividad es ver lo que nadie ve

  |   Mullbrand   |   No hay comentarios

5 tipos de creatividad: Todos somos creativos.

 

Todas las personas somos creativas, pero de distintas maneras y grados, dice Jeff DeGraff; si quieres ser un genio creativo, debes ejercitar tu capacidad inventiva en cinco niveles distintos. Jeff DeFraff es un innovador catedrático de la Ross School de Negocios.

 

Al igual que hablé de los distintos tipos de inteligencia, las llamadas inteligencias múltiples de Gardner, también existen distintas formas de creatividad. Según DeGraff, todos somos creativos, lo que hace falta es la apreciación significativa de los diferentes niveles de creatividad y cómo utilizarlos como pasos para incrementar nuestro potencial creativo

 

Empresarios, padres, profesores… todos necesitamos conocer las variedades existentes de creatividad para poder descubrir y potenciar el talento creativo en empleados, niños, alumnos…

 

Estos son cinco niveles y tipos de creatividad, desde el más fácil hasta el más difícil de dominar:

 

  1. Creatividad Mimética
  2. Creatividad Bisociativa
  3. Creatividad Analógica
  4. Creatividad Narrativa
  5. Creatividad Intuitiva

 

1.- Creatividad Mimética:

 

Es la forma más básica de creatividad, que consiste en tomara una ida de un área o disciplina y aplicarla en otra.

 

El cofundador de Apple, Steve Jobs consideraba esta capacidad de moverse a través de los límites para adaptar las ideas como la clave para la creatividad útil:

 

“La creatividad es simplemente conectar cosas. Cuando le preguntas a las personas creativas cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables porque realmente no lo hicieron, simplemente vieron algo. Les pareció obvio después de un tiempo. Eso es porque fueron capaces de conectar experiencias que han tenido y de sintetizar nuevas cosas”.

 

2.- Creatividad Bisociativa:

 

Con origen en la capacidad que tiene nuestra mente racional de relacionar pensamientos racionales con los intuitivos para producir momentos llamados Eureka. Aunque estos insight o momentos de claridad se suelen obtener a través de la meditación o mindfulness, también se pueden potenciar con la práctica de brainstorming o lluvia de ideas.

 

Por ejemplo, en 1994, cuatro de los directores originales de Pixar, almorzaron en un restaurante e hicieron una lluvia de ideas sobre las películas que querían hacer. A partir de esa reunión informal surgieron las películas: Bichos, Monsters Inc., Buscando a Nemo y WALL-E. Cambiaron la industria del cine lanzando ideas al aire.

 

La creatividad bisociativa está basada en la dinámica de las tres F de:

 

  • Fluidez – Es más productivo tener muchas ideas sin pulir que pocas “buenas” ideas porque entre mayor sea la diversidad de ideas, es mayor el rango de posibles soluciones.
  • Flexibilidad – A menudo tenemos la idea “correcta” pero la hemos colocado en el lugar “equivocado”, así que tenemos que moverla por ahí para ver donde se ajusta mejor para cumplir con nuestros desafíos.
  • Flujo – No somos creativos bajo presión. Tenemos que estar tanto estimulados como relajados para extraer la energía necesaria para crear. Las ideas se vuelcan sin problemas cuando comenzamos a disfrutarlo…

 

En el próximo post vemos los otros tres tipos o niveles de creatividad.

 

En los procesos de coaching que realizo en empresas, el desarrollo de la creatividad y el impulso de los procesos de producción de ideas, es una de las claves que trabajamos con todo el personal.

 

Todos somos creativos y para afianzar esta creencia, el catedrático Jeff DeGraff, describe 5 niveles o tipos de creatividad. Y además, la buena noticia es que la neuroplasticidad de nuestro cerebro, nos permite seguir aprendiendo y potenciando nuestras capacidades, por tanto, en un proceso de coaching es habitual trabajar en el desarrollo de la creatividad y la producción de ideas, dejando a un lado las limitaciones que imponemos a nuestra imaginación y buscando más allá.

 

3.- Creatividad analógica

 

Usamos las analogías, término que indica una relación de semejanza entre cosas distintas, para transferir información que creemos que entendemos en un área para ayudarnos a resolver un problema en un tema que desconocemos.

 

Los grandes innovadores, desde Arquímedes con la “bañera”, hasta Einstein montando su “ascensor” de la relatividad, han utilizado analogías para resolver problemas complejos. Las analogías pueden ser utilizadas para alterar el pensamiento habitual con el fin de dar paso a nuevas ideas.

 

Podrías considerar cómo sería el proceso de elaboración de tu estrategias para un proyecto, como si fuera hecho desde el punto de vista de tus hijos, en lugar del de tus clientes o proveedores.

 

4.-Creatividad narrativa

 

Las historias son una compleja mezcla de personajes, acciones, tramas, descripciones y gramática. Cómo contamos la historia puede energizar la anécdota más trivial o apagar la historia más emocionante y cautivadora. Las historias pueden ser fácilmente deconstruidas y reconstruidas para hacer diferentes versiones o nuevos brebajes.

 

Por ejemplo, piensa en un anuncio de coches, cómo cambia el mensaje si describe simplemente el coche o incluye una narrativa que nos hace sentir la emoción de conducir.

 

5.- Creatividad intuitiva

 

Aquí es donde la creatividad se vuelve más grande y posiblemente más allá de nuestro alcance, dice Jeff DeGraff. La intuición se trata tanto de recibir ideas como de generarlas. Hay varios métodos para liberar y vaciar la mente – la meditación, el yoga y los cánticos, por nombrar algunos. La idea básica es distraer y relajar la mente para crear un estado de conciencia fluido donde las ideas lleguen fácilmente.

 

Rabindranath Tagore, el primer premio Nobel de Asia, desarrolló algunas prácticas de meditación específicamente para mejorar la creatividad personal, al igual que hizo Rudolf Steiner, el fundador del sistema de educación Waldorf.

 

Y por supuesto, de todo lo expuesto por el catedrático Jeff DeGraff, nos quedamos con su consejo: “Puede que no seas un Shakespeare, un Rembrandt o un Leonardo, pero siempre puedes trabajar para aumentar tu propia capacidad creativa. Todos estos enfoques están al alcance de tu mano – sólo tienes que seguir intentando cosas nuevas. Recuerda que una vida creativa significa que la construyes a medida que avanzas”.

Leer más

Está muy bien dejarse ir, siempre y cuando puedas volver

  |   Mullbrand   |   No hay comentarios

El liderazgo no es cuestión de rango o de estrellas en el uniforme, sino de responsabilidad y cumplimiento de la misión. Por ello, los principios expuestos en el Manual de Referencia de Liderazgo del Ejército de EE.UU. (The U.S. Army Leadership Field Manual) ofrecen un marco sobre el que se pueden apoyar los líderes de cualquier rango y de cualquier organización. Las ideas que se exponen en el libro son el fruto de dos siglos de experiencia y sabiduría, guiados por un aprendizaje continuo a través de la práctica y la necesidad de responder a un entorno siempre cambiante y lleno de desafíos.

 

Estilos de Liderazgo

 

Quién es usted determina la forma en que trabaja e interacciona con otras personas. Algunas personas están felices y sonrientes todo el tiempo, mientras que otras se mantienen serias casi siempre. Algunos líderes tienen presencia e impresionan a las masas, mientras que otros se sienten incómodos en público. La mayoría de nosotros se encuentra en algún punto intermedio.

 

Aunque la doctrina de liderazgo del ejército describe en detalle cómo los líderes deben interaccionar con sus subordinados, también reconoce que una persona debe siempre ser ella misma y cualquier desviación será falsa y falta de sinceridad. Los líderes eficientes tienen suficiente flexibilidad para ajustar su estilo de liderazgo y técnicas a las personas que dirigen.

 

Al referirse a los estilos de liderazgo, muchas personas se van a los extremos. Por ejemplo, si no es un líder autocrático, es que entonces es democrático. Lo cierto es que hay muchas tonalidades entre el blanco y el negro.

 

A continuación se describen cinco, aunque debemos tener en cuenta que los líderes competentes mezclan estos cinco estilos para aclimatarse al lugar, la tarea y las personas.

 

En primer lugar, el estilo directivo es aquel en el que el líder no solicita la opinión de sus subordinados y da instrucciones detalladas de cómo, cuándo y dónde deben llevar a cabo una tarea para luego examinar muy de cerca su ejecución. Es un estilo adecuado cuando la escasez de tiempo impide explicar con detalle los asuntos; si el líder ha generado un clima de confianza, los subordinados asumirán que el líder ha cambiado a este estilo de liderazgo porque las circunstancias así lo requieren. Entre las falsas creencias en torno al estilo directivo está la de que este significa uso despectivo del lenguaje o incluye amenazas e intimidación, lo cual no es cierto.

 

En segundo lugar, el estilo participativo es aquel en el que los líderes piden a los subordinados su opinión, información y recomendaciones, pero son ellos quienes toman la decisión final sobre lo que se debe hacer. Este estilo es recomendable para líderes que tienen tiempo para realizar tales consultas o que tratan con subordinados experimentados. El deseo de crear un espíritu de equipo alienta los planes, por lo que sus componentes tienen una motivación extraordinaria para ponerlo en marcha.

 

En tercer lugar, el estilo delegativo conlleva ceder a los subordinados la autoridad necesaria para resolver problemas y tomar decisiones sin antes pedir permiso al líder. Los líderes cuyos subordinados son maduros y tienen experiencia, o aquellos otros que desean crear una experiencia de aprendizaje para sus subordinados, no tienen más que delegar su autoridad y dejar bien claro el propósito de la misión. Sin embargo, el líder sigue siendo responsable en último término.

 

En cuarto y quinto lugar se encuentran los estilos de liderazgo transformacional y transaccional.

 

El transformacional “transforma” a los subordinados retándolos a elevarse por encima de sus necesidades e intereses inmediatos, hace hincapié en el crecimiento individual -tanto personal como profesional- y en el potenciamiento de la organización. Este estilo permite al líder beneficiarse de las aptitudes y conocimientos de subordinados con experiencia que podrían tener mejores ideas sobre cómo cumplir una misión. También obtiene buenos resultados cuando las organizaciones se enfrentan a una crisis, inestabilidad, mediocridad o desencanto. No es recomendable si los subordinados son inexpertos.

 

Por su parte, el estilo de liderazgo transaccional utiliza técnicas como la de motivar a los subordinados a trabajar ofreciendo recompensas o amenazando con castigos, asignar las tareas por escrito, delinear todas las condiciones para que una misión se dé por completada y dirigir por excepción, es decir, dando a conocer solamente lo que el subordinado ha hecho incorrectamente.

 

El líder que confía tan sólo en el estilo transaccional, sin combinarlo con el transformacional, únicamente consigue el compromiso a corto plazo de sus subordinados y hace que la gente tema tomar riesgos e innovar, además de sentir que sus esfuerzos podrían parecer egoístas. Por ello, lo más eficaz es combinar las técnicas de ambos para ajustarse a la situación.

 

Leer más

Quiero representar ideas. Quiero representar posibilidades

  |   Mullbrand   |   No hay comentarios

Como es sabido, hay centenares de técnicas creativas. Cada una es interesante en función del reto o foco creativo que tengamos que acometer. Después de varios años trabajando con miles de alumnos en EADA y otros centros educativos, y de organizar también sesiones creativas para empresas, al final tengo unas técnicas predilectas: las máscaras, la galería de famosos y el brainwriting.

 

1. Las máscaras surgen del concepto de provocación formulado por De Bono. Imaginemos que necesito ideas para reinventar los zapatos. El primer paso consiste en encontrar asunciones básicas sobre el zapato. Por ejemplo, que tiene suela, que se pone en el pie o que es flexible. A continuación invertimos las asunciones formuladas: un zapato sin suela, que no se pone en el pie y que es rígido.

 

El paso más difícil viene a continuación: generar ideas a partir de las provocaciones obtenidas. ¿Zapatos con suela transparente? ¿Suelas muy muy delgaditas para conectar más con la energía de la tierra o la arena en verano? ¿Zapatos unidos, que obligan a dar saltitos para andar y así hacer gimnasia y movimiento? ¿Zapatos-pesa para hacer ejercicios de musculación?

 

2. La galería de famosos consiste en que los participantes en una sesión creativa se ponen en la piel de otro personaje (normalmente alguien famoso). En vez de pensar como Franc Ponti, dedico unas horas o unos días a estudiar la forma de ser y de ver el mundo de, por ejemplo, Tintín. Ya en la sesión creativa, procuro generar ideas para el foco creativo pensando y actuando como Tintín. ¿Qué haría él en esta situación? ¿Qué tipo de ideas pasarían por su cabeza?

 

Trabajando con distintas empresas con la galería de famosos he visto actuaciones increíbles: Josep Plà, Dalí, Gandhi, Madonna… Para que la técnica funcione es importante creer de verdad que uno se transforma en el personaje (a veces he llegado a trabajar con un actor que ayuda a los participantes a meterse en la piel del personaje a través de gestos y tonos de voz), estudiar bien sus características personales y no tener miedo al ridículo o a pensar de una forma radicalmente diferente.

 

3. El brainwriting es una metodología rápida y potente. Consiste en que los participantes escriben sin pensar demasiado cualquier idea que les pase por la cabeza en relación al foco creativo planteado. Al cabo de cinco minutos de escritura automática, cada persona pasa su papel hacia la derecha y va leyendo las ideas de los compañeros hasta recuperar su propia hoja, en la que de forma rápida e intuitiva vuelve a escribir ideas en función de los estímulos recibidos.

 

Se trata de una derivación de la técnica surrealista del “cadáver exquisito” con la que se consiguen cientos y cientos de ideas en muy poco tiempo.

 

Leer más

Tienes que ser única, diferente y brillar a tu propia manera

  |   Mullbrand   |   No hay comentarios

Examinaremos cómo nos distinguimos de los demás y cómo cada cual tiene una personalidad propia y peculiar. Empezaremos analizando la etimología del término personalidad, para diferenciarlo del temperamento y del carácter.

 

1. Qué es la personalidad. Temperamento, carácter y personalidad

 

a) ¿Qué es la personalidad?

 

La personalidad es una de las categorías más polémicas y complejas de la psicología. Ahora examinaremos cómo nos distinguimos de los demás y cómo cada cual tiene una personalidad propia y peculiar.

 

Empezaremos analizando la etimología del término personalidad, para diferenciarlo del temperamento y del carácter, puesto que a menudo se ha pensado que son sinónimos. Después explicaremos varias teorías sobre la personalidad.

 

De entre las teorías más relevantes hay algunas clásicas, como el psicoanálisis de Freud, en la que lo más importante es el inconsciente del individuo; las tipologías de Cattell y Eysenck, que subrayan la importancia de los rasgos de personalidad y crearon los tests para medirlos; y la teoría humanística de Rogers, que destaca el potencial de crecimiento humano. También veremos otro modelo teórico con una influencia notable hoy en día: la perspectiva cognitiva o del aprendizaje social de Rotter y Bandura.

 

b) Etimología de la palabra persona

 

La palabra persona deriva del griego prosopon, que era la máscara que utilizaban los actores en las representaciones teatrales. En Roma, Cicerón (siglo I) usó el término persona con cuatro sentidos diferentes que son subyacentes a los diversos significados que tiene actualmente:

 

  • la imagen que mostramos ante los otros (no como uno es en realidad);
  • el papel que tiene el comediante en la obra y que cada uno representa en la vida;
  • la interacción de las calidades del individuo orientadas a la acción (en este sentido se basan algunas definiciones psicológicas);
  • como sinónimo de prestigio y dignidad. En esta última acepción se basa la consideración común de este término.

 

En la actualidad predomina el cuarto significado. El término personalidad se suele entender como un criterio de atractivo social. Se cree que un individuo tiene personalidad si posee algunas cualidades que los otros admiran o elogien. El hecho de ser educado, de tener atractivo físico, simpatía o talento pueden ser los factores determinantes de este criterio.

 

En cambio, los investigadores de la personalidad no comparten este último significado, y en sus estudios tratan de explicar por qué las personas se comportan como lo hacen, y se formulan una serie de interrogantes tales como:

 

  • ¿qué constituye la personalidad de un individuo?,
  • ¿qué variables internas (rasgos, cogniciones, expectativas) o situacionales son importantes en su constitución?,
  • ¿cómo se desarrolla a lo largo del ciclo vital de cada individuo?,
  • ¿qué se considera normal y anormal en la personalidad?

 

Sabemos que cada ser humano es único y singular, y también parecido a los otros. Si la psicología de las diferencias individuales enfatiza el estudio del individuo concreto, la psicología de la personalidad, si quiere acontecer una ciencia, tiene que definir unas leyes que expliquen la conducta de las diferentes personalidades existentes para poder predecir sus conductas. Todavía no hay un modelo global que explique todo aquello que sabemos del comportamiento humano.

 

c) Características de la personalidad

 

Para comprender mejor el concepto de personalidad, hace falta distinguirlo de otros que están relacionados, como por ejemplo el temperamento y el carácter.

 

El temperamento consiste en la herencia biológica recibida y, por lo tanto, es difícil de cambiar o de modificar. Millon (1993) lo describe como «el material biológico desde el cual la personalidad finalmente emerge. Se puede decir que incluye el substrato neurológico, endocrinológico y bioquímico desde el cual la personalidad empieza a formarse.»

 

El carácter (término derivado de una palabra griega que significa grabado) se forma por los hábitos de comportamiento adquiridos durante la vida. Millon piensa que el carácter «puede ser considerado como la adherencia de la persona a los valores y a las costumbres de la sociedad en que vive.

 

La personalidad es la conjunción del temperamento y el carácter en una única estructura. La personalidad representa un patrón profundamente incorporado de rasgos cognitivos, afectivos y conductuales manifiestos, que persisten durante largos periodos de tiempos y son relativamente resistentes a la extinción.

 

De entre las características más relevantes de la personalidad podemos mencionar las siguientes:

 

  • No tiene una existencia real, se infiere a partir de la conducta de los individuos. Es una abstracción que nos permite ordenar la experiencia y predecir el comportamiento en situaciones específicas.
  • Es la forma habitual de comportamiento de cada individuo. Comprende tanto su conducta manifiesta como también su experiencia privada. No consiste en una suma conductas aisladas, sino que incluye la globalidad del comportamiento.
  • Se produce por la interacción de la herencia genética y el ambiente del individuo, por el aprendizaje social y las experiencias personales. Se desarrolla y cambia a lo largo de la vida.
  • Es individual y social. Somos diferentes pero también iguales a todas las personas que nos rodean. Cada individuo es un ser único e irrepetible, pero al mismo tiempo somos capaces de comprender a los demás y reconocernos en una comunidad de semejantes.

 

2. Teoría de rasgos y tipos

 

Un rasgo es una forma específica de comportamiento; así, podemos describir una persona como mentirosa, deshonesta o valiente. Un rasgo implica una disposición estable a comportarse de manera parecida en varias circunstancias. Para los teóricos de los rasgos de personalidad, estos nos permiten hacer predicciones sobre nuestra conducta y la de los otros.

 

Un conjunto de rasgos estables da lugar a un tipo. Pero tipo no significa individuo, como cuando decimos «este tipo es tonto», sino que hace referencia a un conjunto de individuos con rasgos comunes. Con todo, los tipos no existen en realidad, sólo son modelos de comportamiento. A pesar de que cada persona se puede incluir dentro de un tipo, nunca coincide plenamente.

 

La primera tipología conocida fue elaborada por Hipócrates (460-357 a.C.) en la Antigüedad. Considerado el padre de la Medicina, defendió que las enfermedades no eran causadas por maldición divina, sino por un defecto cerebral. Estableció que un desequilibrio de los humores (fluidos corporales) era la causa del estado del cerebro. Los humores eran la sangre, la bilis amarilla, la flema y la bilis negra.

 

Un predominio de la sangre producía un temperamento sanguíneo (alegre y esperanzado); el exceso de bilis amarilla llevaba a un comportamiento irascible y colérico; el aumento de las flemas causaba la apatía y la pereza del flemático, y un exceso de bilis negra era el origen del comportamiento melancólico.

 

Durante el siglo pasado se realizaron varios intentos de reducir los rasgos individuales de la personalidad a un número limitado de categorías o tipos, utilizando metodologías experimentales y estadísticas como, por ejemplo, el análisis factorial.

 

A pesar de esta multiplicidad de tipologías hay cinco rasgos principales que posiblemente abarquen la mayoría de los rasgos generales atribuibles a los diferentes tipos de personalidad. Por esta razón cada vez son más los investigadores que coinciden en lo que se dio en llamar “los cinco grandes”.

 

Cada rasgo estaría presente en cada persona en una medida continua que va desde su afirmación plena en un extremo hasta su término opuesto en el otro. Estos cinco factores son los siguientes, con sus respectivas gradaciones:

Apertura mental: Convencional-Original Poco audaz-Temerario Conservador-Liberal

Extroversión: Retraído-Sociable Silencioso-Hablador Inhibido-Espontáneo

Responsabilidad o tesón: Descuidado-Prudente Irresponsable-Fiable Negligente-Concienzudo

Afabilidad: Irritable-Amable Despiadado-Bondadoso Egoísta-Desprendido

Estabilidad emocional: Calmado-Preocupado Duro-Vulnerable Seguro-Inseguro

 

Leer más